Toxina Botulinica

Toxina Botulinica


¿Qué es la toxina botulínica?

La toxina botulínica del tipo A es una proteína producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum, que contiene la misma toxina que causa la grave y a menudo mortal enfermedad de la intoxicación alimentaria llamada botulismo.

Su uso en el tratamiento de determinadas enfermedades (blefaroespasmo o parpadeo incontrolable y estrabismo de los ojos) se aprobó hace unos 15 años. Más tarde se amplió el espectro de enfermedades susceptibles de recibir este tipo de tratamiento a la distonía cervical, una enfermedad neurológica que produce contracciones graves de los hombros y el cuello, y más recientemente se usa también para la hiperhidrosis o sudoración excesiva de axilas y manos.

Como un hallazgo extraordinario y como efecto secundario poco habitual o raro del tratamiento de los trastornos oculares, los médicos vieron que esta sustancia eliminaba las líneas verticales de la piel del entrecejo, esas arrugas situadas entre las cejas que hacen que parezcamos cansados, enfadados o insatisfechos.

¿Cómo actúa esta sustancia?

Básicamente, las pequeñas dosis de toxina botulínica usadas en Medicina actúan bloqueando la liberación de una sustancia química producida en las terminaciones nerviosas llamada acetilcolina que es la responsable de las contracciones de los músculos. Cuando de esta forma interferimos selectivamente la capacidad de contracción de los músculos de las zonas deseadas, las líneas de la piel del entrecejo se suavizan y, en la mayoría de casos, desaparecen en una semana.

¿Dónde se aplica?

Los usos cosméticos o estéticos de la toxina botulínica se concentran en la mitad superior de la cara. Esa región tiene 3 zonas donde habitualmente es posible utilizar la toxina en forma segura. Una es las llamadas partas de gallo, arrugas que se producen en los costados de los ojos por acción de los músculos que cierran el ojo y que se da característicamente con la sonrisa. La aplicación adecuada en esa región permite disminuir la contracción de ese músculo y reducir la cantidad de arrugas. Lo mismo se utiliza en la zona de la frente y en la zona del entrecejo. Además de disminuir arrugas el uso adecuado de toxina botulínica permite dar una distinta forma y altura a las cejas para favorecer un mejor resultado estético. En la mitad inferior de la cara puede utilizarse para suavizar los famosos pliegues de marioneta que se producen a los costados de la boca, para suavizar algunas arrugas de los labios, pero como dije antes, su uso más habitual es en la región superior de la cara.