Esclerosis Química para Varices

Esclerosis Química para Varices

¿En qué consiste?

Consiste en inyectar un medicamento líquido en el interior de las varices; éste medicamento al entrar en contacto con la pared interna de la vena va a producir una irritación y una reacción inflamatoria que conduce a una fibrosis de la vena y desaparición de la misma, ésto es lo que la gente conoce como “secar las varices”.   Son muchas las sustancias usadas para este tratamiento de esclerosis con infiltración química, pero  destacaríamos el Polidocanol, el esclerosante mas usado en España, de fácil manejo y pocos efectos secundarios

¿Para quién?

Se indica a aquellas pacientes que presentan varículas o várices muy pequeñas que molestan, fundamentalmente, desde el punto de vista estético.
Se realizan por sesiones (semanalmente o quincenalmente) y los resultados se ven a los 2 meses aproximadamente.

¿Consecuencias?

La esclerosis química para várices puede presentar diversas complicaciones, que son poco frecuentes:

Pigmentación de la variz. Después de la esclerosis química en la variz,  aparece una mancha de color marrón en el trayecto de la vena inyectada, esta suele desaparecer en poco tiempo, el uso de algunas cremas despigmentantes ayuda a a  la rápida desaparición de esta mancha.

Tromboflebitis. Es una inflamación de la vena, se acompaña de dolor y la vena podría tornarse dura y algo caliente; se trata con antiinflamatorios vía oral. En pocas ocasiones, se han dado casos de recurrir e la extracción del trombo con cirugía.

Úlcera nécrótica. Es una complicación muy rara, muy poco frecuente pero cuando se produce, la persona que la padece lo vive con mucha ansiedad. Además son úlceras que precisan mucho tiempo para su resolución precisando curas diarias durante mucho tiempo.

Recomendaciones:

Caminar diariamente es una de las medidas más aconsejables para prevenir y tratar las venas várices. Al caminar contraemos la musculatura de la pierna, que es la responsable de comprimir las venas y vaciarlas, de esta forma al caminar se produce una disminución de la presión en el interior de las venas de las piernas. Se recomienda caminar todos los días como mínimo 30 minutos.